Los beneficios de la sal, no es tan mala como pensabas




¿Qué tipos de sales hay? ¿Cuál es la más conveniente?

-La sal marina es la sal que surge de la evaporación de la agua salada como la del mar. Este tipo de sal se encuentra de forma natural en la tierra y, cuando la compramos, tampoco sufre ningún proceso de producción. Tal como se recoge, se limpia y se envasa.

Pese a ser una de las más naturales no es la más recomendada para usar en nuestros platos, ya que carece de nutrientes. Es la que podemos encontrar, además, en dos colores: blanco y rosado. También se conoce como sal gruesa por el grosor de sus granos.




 

-La sal de mesa, la que tiene una textura más fina, resulta más beneficiosa para nuestro organismo pese haber sido un poco más procesada. Dicha sal se crea con la evaporación de agua del mar de per, a diferencia de la sal gruesa, se evapora a 1200º Fahrenheit. A esta temperatura se generan cambios químicos que vuelven a la sal beneficiosa para controlar los niveles de potasio, calcio y sodio.

Estos factores convierten así, a la sal de mesa, en el mejor tipo de sal que podemos añadir a nuestros platos. Eso sí, sin excederse, recuerdan nuestros expertos que el máximo diario recomendado son 5 gramos.




Los asistentes personales de las estrellas revelan sus secretos