Los asistentes personales de las estrellas revelan sus secretos




No puede dormir sola

Jennifer O’Neill estaba feliz de convertirse en asistente de Lady Gaga, pero le duró poco. En 2013, demandó a la estrella del pop por $ 390,000 de horas extra sin pagar. También reveló que se esperaba que durmiera en la cama de Gaga porque no le gusta dormir sola. ¡Incluso se le pidió que se duchara con ella! Gaga, no obstante, creía que O’Neill fracasaba en tareas básicas como sacar su jabón y cepillo de dientes cada noche y repetidamente había hecho que la cantante llevara sus propias maletas durante el viaje.




8 cosas que te impiden adelgazar