20 monumentos más emblemáticos del mundo




El Cristo Redentor, Río de Janeiro

Está situado a unos 710 metros por encima del nivel del mar. Concretamente se asienta sobre la cima del cerro Corcovado. En total, contando también los 8 metros de pedestal, alcanza una altitud de 38 metros.

Si queremos ubicarnos en la época en que surgió la idea de crear este Cristo Redentos, tenemos que situarnos en el año 1859. Por aquel entonces el presbítero católico Pedro María Boss y la princesa Isabel de Brasil ideaban la posibilidad de construir un monumento religioso sobre la ciudad de Río de Janeiro. Durante la época imperial brasileña se continuó trabajando en la idea pero no llegó a materializarse.




 

Hubo que esperar hasta el año 1921, muy cerca de la independencia de Brasil, para que Heitor da Silva Costa diese al fin con el diseño para el Cristo Redentor. La estatua sería finalmente realizada por el escultor francés Paul Landowski. Por otra parte, el rostro del Cristo fue creado por un escultor rumano del Consevatorio de Bellas Artes de Bucarest, Gheorghe Leonida.

Su construcción se hizo mediante hormigón armado. Seguramente te sorprenda, pero total pesa más de 1000 toneladas. Es una obra en la que hay una combinación y hermanamiento entre arquitectura, ingeniería y escultura. En esta línea, las propias características de la estatua (brazos abiertos y cabeza inclinada) constituyeron un auténtico desafío para la ingeniería.




El interior de la estatua del Cristo Redentor es hueco, a excepción de las manos. Además dentro de ella hay una estrecha escalera que permite acceder a las 4 salidas que tienen al exterior. La entrada a la estatua está en el lateral derecho, bajo el brazo del Cristo. Para entrar en ella hay que subir primero a la parte superior del pedestal, que és donde se encuentra la capilla. Aunque dispone de estos accesos al exterior sólo están pensados para los encargados de mantenimiento y reparación.

El brazo izquierdo se hizo 40 centímetros más pequeños que el derecho. Al igual que ocurre con la velas de los barcos, con estas dimensiones y estas diferencias de tamaño se hace más resistente al viento. De hecho podría aguantar rachas de viento de hasta 150 km/hora.




Esto es lo que sucede si usted come miel y canela diariamente

Qué sucede con tu cuerpo cuando comes aguacate